Spanish English French Italian
En línea
Tenemos 33 invitados y 1 miembro conectado(s)
Estadísticas
Home Álvaro José Arrieta Pérez

Álvaro José Arrieta Pérez

Nació en El Carmen de Bolívar el 29 de diciembre de 1960, poeta, escritor y gestor cultural. Autor de los poemarios Intimidad de la vergüenza, y Rostros dentro de mi rostro. Le han publicado en el diario El Universal, poesías y la serie hombres que hicieron historias en El Carmen de Bolívar.

Éxodo

Sollozos, quedan lágrimas congeladas en el devenir del tiempo,
gritos, lamentos, histeria colectiva.
Cabalga la violencia sobre espirales de desigualdad
labriegos en su infortunio dejan pedazos de corazón
en surcos que regaron con lágrimas y dolor.
Huyen tragándose la distancia, con el dolor sublime
de abandonar en el fragor de la guerra, a seres que
viven y mueren por el ideal inalienable de la libertad.
Poco a poco se tejen romerías, que salen en éxodo,
acosados por figuras que hierven en el fuego de la
represión, guiadas por mentes morfinómanas, que son
como mecenas del desastre, que a su paso dejan la
huella apocalíptica de la destrucción.

Lamentos de alguien que muerde mi soledad
Cansada estoy
trabajar y trabajar es mi misión.
Es el destino que llevo dentro de mí.
Lo llevo desde que nací.
porque me hicieron maquina
¿por qué máquina de escribir?
¿por qué a manos de un loco llegaría?
maldición para ese día;
¿por qué en las redes de un soñador nervioso estoy?
¿Por qué, por qué será?
cansada estoy
cansada por la vida voy:
Para mí no hay domingos,
no hay días feriados,
no hay vacaciones
ni hay distracciones.
He caído en manos de un poeta,
sus manos caen en mi como un martillo
bien como una pesadilla
que quisiera hacerme cosquilla.
Siempre que me toca esta temblando,
la torpeza de sus manos me entristece
me produce languidez
y despeluca mi acerada tez.
En mis playas aceradas se desmayan sus intimidades
si contara sus extravagancias
alguien se horrorizaría.
Más cansada estoy
y triste por la vida voy.
Ya tengo artritis
mis teclas se resisten
cansada estoy
y triste por la vida voy.


Anochecer
Ves cómo has quedado:
Exhausto, vencido…
lánguido rayo del día.
Con lentitud fue tragándote
la garra misteriosa de la noche.
Junto a una dama
a orillas de la mar.
Bello es verte morir
no hay ese misterio de tragedia
que precede a la muerte
todo lo contrario
hay armonía
evolución y coloquios de colores
entremezclados con tu agonía
aquí la paleta del pintor es nula
no alcanza a recoger la magia de tu hechizo;
todo es inconstante y complicado:
verte morir
con ese arroyo de la mar inquieta
sintiendo la fugaz espuma que baña nuestros pies
es oír a un poeta, escuchar su poema a la natura.