Spanish English French Italian
En línea
Tenemos 24 invitados conectado(s)
Estadísticas
Home Francisco Martínez Martínez

Francisco Martínez Martínez

Nació el 24 de marzo de 1950 en Chengue, corregimiento de Ovejas, Sucre. La mayor parte  de su vida vivió en El Carmen de Bolívar, estudiando secundaria en el Instituto Técnico Industrial de ese municipio. Licenciado en Filosofía y Letras de la Universidad Santo Tomás de Aquino, se especializó en Docencia Universitaria con la misma universidad. Publico los siguientes libros: Dichos…Filosofía popular, (1993). En tierra de ciegos, (1995). Castillito, un quijote sin gancho, (1997). Docente en el Instituto Técnico Industrial Nacional Antonio Prieto de la ciudad de Sincelejo. Murió en el 2000.

Su escritura es de corte popular, recoge parte de la tradición oral de los Montes de María que expresa en un lenguaje sencillo, humorístico. En su libro En tierra de ciegos hace un estudio sobre el refrán como un vehiculo de comunicación importante y busca sus elementos filosóficos, resaltando la importancia que tiene en el proceso de información acumulada de las sociedades. Del libro En tierra de ciegos, extraemos el siguiente escrito, porque refleja el lenguaje cotidiano de una amplia zona de la Región Caribe.

 

EL ENCARGUITO.

 

Si fueres para Zambrano,

a la fiesta del patrono,

tráeme de tu bolsillo,

que yo acá te abono:

un sombrero sanpuesano,

y una piedra de amolá

Barba Roja dos paquetes,

y una lima de afilá,

una taza de peltre,

un calabazo suerero,

un caldero de hacer café,

y doce pocillos tinteros,

seis cucharas de palo,

un remillón de totumo,

un molino marca Corona,

una cama de viento,

con sus almohadas y su lona,

me trae, cinco bolas de chocolate,

un espejo de cuerpo entero,

una aguja y un dedal,

me trae una cuartilla,

un carruzo de hilo tubito,

una jáquima con su bozal,

para ponérsela al pollino,

doce escobas de barbasco,

y quince puyas para ensartá

un tramojo para el perro,

y doce huevos para anidar,

un batidor de suero,

un abanico de paja,

una bola de ajonjolí

y pico e’loro una navaja,

me traes dos gaitas cabeza de cera,

con sus guaches y maracas,

y barrilito la marca, me trae unas tijeras.

Como somos buenos amigos,

por confianzudo peco,

me trae dos bolas de hilo sedal

y un kilo de bagre seco,

recao con ajo y cebolla,

comino, clavo y canela,

cien tortas de cazabe,

y cinco paquetes de velas,

cuatro onzas de pólvora,

para conejo cazá

una hamaca de lampazos,

y para el mulo me trae,

un freno con su barba;

no se le olvide, un carrete de naylon

y veinte anzuelos para pescar,

me trae, una angarilla,

con su ristranca y sus esterillas;

una correa para el sombrero,

y galón y medio de gas,

y cinco piedras para yesquero,

me trae, un tubo para linterna,

y un frasco de nueve rojo;

y un frasco de mesotano;

cuatro onzas de D.D.T.

para combatir la piojera,

y una papeleta de piedralipe,

para combatir la boquera,

Yodora para el sobaco,

Anacin y Mejoral,

para los dolores de muela,

cinco bolsas de café,

y diez tablas de panela,

de carreto me trae un tablón,

botones para camisa,

y correderas para pantalón,

y una mochila de fique.

No se le vaya a olvidar,

cuatro rollos de majagua

y una aguja de efacdelar,

de elástico yarda y media,

de Pielroja dos paquetes,

jarabe de totumo un frasco,

píldoras de vida una caja,

arjingible una ramita,

y para la cubierta una faja.

Manteca negrita una onza;

ruibarbo, alucema y romero,

una silla Mézase,

un par de espuelas

para el caballo viejo.

Cien tabacos monta en burro,

y calillas pá mi mujé

una libra de ají chivato,

para el vinagre fermentar,

dos papeletas de bicarbonato,

y un par de abarcas de tres puntá;

un par de cordones negros,

un par de botas Cauchosol,

un paquete de algodón,

y una botella de alcohol,

un trinche, y de metal cuchara,

me trae, un barretón,

un rastrillo, un azadón y una pala,

un bulto de tabaco en rama;

que contenga:

jamiche, capa y capote,

me trae un saco de ahuyama

y ciento y medio de zapotes,

una batea de tolúa

y un manduco para lavar,

cuatro ruedas de alambre dulce,

y un hacha para –jachar-,

un trompo de guayacán,

con su pita para zumbarlo;

aceite de higado de bacalao,

y de manteca me trae un tarro,

una estampita del milagroso,

un almanaque Bristol;

mazamorra de maíz nuevo

y de codorniz cincuenta huevos;
una fruta de nuez moscada,

aceite de coco un poquito,

un saco de –cagajón- de burro,

para echarle humo a los mosquitos.

Un purgante –vermífugo nacional-,

de cerámica una tacita,

me trae un pacoro culo e’neque,

y de ñame espina me trae un quintal.

Un frasco de huan pole,

diez pastillas de bacalao

ciento y medio de pescao,

y un frasco de cholagogue.

De barro cocido, un mollo,

y una caña y tres canutos,

una estera de juncos,

un frasco de aceite de comer,

y cinco ruedas de bejuco.

Una cajeta de Mentolín,

un poco de anís y raíces de anamú,

una trampa de cazar ratones

y un frasco de Vick-vaporub.

Un frasco de aceite de canime,

un gajo de cuatro filos,

una mecha con su candil,

y pectoral de borraja y tilo.

Pastillas de Cafiaspirina,

una papeleta de oxido de zinc,

unas capsulas de éter,

y unos cogollitos de caspín.

Un jornal de palma amarga,

dos sacos de palma hiracas,

cien metros de pita de maguey,

y del mondongo me traes las patas.

Una botella de contras,

un frasco de curarina,

una cartilla de cartón,

y el libro primario de Mantilla;

un rollo de alambres de púas,

y un peso de totuma,

sal de uvas Picot,

y Sal de Frutas Lúa,

un caldero de hierro

para fritar chicharrón,

una asadura completa,

y de la puerca el corvejón,

una libra de sal de piedras,

una estera y palo e’fique,

ajenjo y sapolín,

y diez cajas de chicles,

un cuchillo, tres canales capa burro,

un carruzo de esparadrapo,

de mojarra ciento y medio,

y de arenca me trae un saco,

estropajo y matagusano,

una caja de manteca colorá,

una petaquilla y rábano yodado,

estrinina y para las ratas veneno,

una caja de azul ultra marino

y un frasco de azul de metileno,

me trae, grapas y tachuelas,

serruchos, formón y martillo,

y para cepillarme los dientes,

no se olvide un cepillo,

una botella de cola,

un gramil y un metro de palo,

y un martillo de bolas,

un escobajo de varitas,

un frasco de mertiolate,

un rollo de gasa,

y una caja de curitas,

Sal de Exon me trae un carruzo,

un tarro de –MUM-,

cien pesos de pan de cacho,

y una caja de betún.

De maíz con hojas media tarja,

un reloj ferrocarril de Antioquia,

yarda y media de tela gloria,

de aluminio me trae una jarra.

Un galón de creso DIP,

para la buena suerte,

una matica de sábila;

un corte de diagonal,

metro y medio de otomana;

un corte de súper naval,

y un puchito de marihuana,

un catabre de bejucos

dos jolones de cuero;

un pantalón súper naval,

de bofe salado una tira

una correa para pantalón

y dos pares de medias.

Guineo manzano me trae tres manos,

chicha y bocadillo Beleño,

una alcancía de barro

y de corozo saco y medio,

pimienta picante y de olor

de color amarillo no se le olvide un pellón,

alorba y unas pepas de camarón,

unos tomates güevo e’gato,

un poco de masato,

y para el gato valeriana,

un morrocoy, una hicotea,

y cien huevos de iguana,

media arroba de queso biche;

de suero salado una botella,

una botella de esencia de kola,

y un frasco de miel de abejas,

una mosca carga barro,

y cera de mosca –poposé-

un par de espejuelos de aumento,

porque ya mi mujé,

es muy poco lo que vé,

maíz Cariaco para chocolate,

un tarro de tres en uno

para aceitar la escopeta,

manteca gordana, un cuño,

y una brazada de malaya seca,

un kilo de ubre fresca,

y libra y media de migajón,

chicharrón de cáscara dos libras,

cuatro puños de arroz

para pasarlo por el pilón,

un pollerín de faralá,

un par de zapatos escarpines,

una rama de ají –guagualito-,

me trae un banco de piñuelas,

una docena de caimitos maduros,

un merengue y una torta de enyucado;

un pandero y de papaya caballitos,

para completar el pastel me trae,

una cabra con su cabrito,

me trae, un loro manglero;

una regadera para semilleros,

un tanque de doce latas,

y cinco libras de batata,

no se olvide, una jaula de carrizo,

con trampas para cazar,

y un armadillo gordo,

para prepararme un –garapacho-.

Me trae una papeleta

de azúcar de leche,

y cinco chivos de bismuto,

unos granitos de incienso

para saumar al difunto;

un chocho para lejía,

y un coco para la sal,

un frasco de permanganato

y de yodo me trae un taco,

una piedra de alumbre,

para el agua aclarear,

me trae leche de magnesia,

y unas papeletitas de sem,

de cacho, peineta y peinilla,

y un frasco de esencia de vainilla,

y un frasco de esencia de vainilla,

una gruesa de mechas para linterna,

dos caperuzas de gasolina,

unas ramitas de mejorana,

y un frasco de Kabul,

para teñirme las canas.