Spanish English French Italian
En línea
Tenemos 39 invitados y 1 miembro conectado(s)
Estadísticas
Home Reinaldo Bustillo Cuevas

Reinaldo Bustillo Cuevas

Nació en San Juan Nepomuceno el 1º de junio de 1934. Docente, matemático, poeta y ensayista. Fue diputado a la Asamblea de Bolívar por el Nuevo Liberalismo, movimiento político que dirigía a nivel nacional Luís Carlos Galán Sarmiento. Se desempeñó por más de treinta años como profesor de matemáticas de la Escuela Normal “Diógenes Arrieta”. Ha sido Director de la Casa de la Cultura y conferencista en varios eventos de carácter regional y nacional. Ha sido columnista del diario El Espectador y del diario La libertad de Barranquilla.


Es autor de los libros de poesías “Migajas de Amor”, “Te espero en la orilla del recuerdo” y “El cielo de mi tierra es diferente”. Entre sus ensayos podemos mencionar “Diógenes Arrieta: guerrero de la pluma y la palabra” y “Métrica Española”. En su condición de miembro de la Asociación de Escritores de la Costa, fue elegido delegado ante la Junta Directiva en representación de los Municipios, miembro del Consejo Departamental de Cultura y Presidente del Consejo de Área de Literatura del Departamento de Bolívar.

 


El tono de voz


me dice que me quieres,
¿por qué lo niegas?
para que negarlo si todo lo tuyo me lo dice:
tu mirada,
tus gestos,
tu sonrisa.
No sigas mintiéndote a ti misma.
No sigas mintiendo de ese modo,
Que de nada te sirve:
Cuando me dices que no, con tus palabras
me estás diciendo que si, con ademanes,
¡baja tu puente levadizo!
y entrégate confiada,
que no arrasaré tus propiedades,
ni prenderé fuego a tus fortines.

Mi terruño.


El ambiente rural en el que vivo
me ha vuelto vegetal de tal manera.
Que los huesos los tengo de madera
y mi pelo follaje de cativo.

Anhelo que la sombra de tu olivo
me preste su frescura cuando muera,
para vivir mi muerte sanjuanera
que es la muerte mejor que yo concibo.

Cuando voy, por tus patios, peregrino
y me echo a descansar en el recodo
que de amores me presta tu camino.

Te quiero inmensamente y de tal modo
que prefiero en tus calles mi destino,
a estar lejos de ti, dueño de todo.